domingo, 10 de febrero de 2008

Cine y música: sobre lo que hemos visto y escuchado (so far)

Nos hemos hecho socios del Reading Film Theatre, que es el cine de la Universidad. Se supone que es un cine independiente, pero igual muestran películas main stream. De todas formas, se nota que las pelis son elegidas con pinsas por un directorio donde el director es Keneth Branagh. Vamos al cine dos veces a la semana (a menos que algo no nos tinque, se nos olvide, o tengamos otro panorama) y so far estamos muy contentos con lo que hemo visto.

Ojalá tengan la posibilidad de ver Once, una peli irlandesa que está de pelos. No hay nada mejor que una historia sencilla, con buenos personajes (personas comunes y corrientes) y donde la música, siendo muy buena, es protagonista sin lo annoying, desagradable de los musicales. Es la historia de un hombre que toca sus canciones en la calle y conoce a una chica checa que también tiene buena oreja y toca piano. No les cuento más para que se sorprendan. Muy inspiring. En el sitio web pueden escuchar todo el soundtrack y aprender más sobre esta movie, como por ejemplo, que está nominada al oscar por mejor canción.

También vimos y quedamos consternados con el thriller Eastern Promises, de David Cronenberg, sobre la mafia rusa en Londres. Es particularmente violenta (física y sicológicamente) como si el director haya quedado con gusto a poco con su anterior película History of Violence. Está muy bien escrita, tiene excelentes personajes y después de verla ya no quieres hablar más con extraños. Viggo Mortensen está sólido (y muy, muy rico). Hay que verla.

Nos terciamos con Control, sobre Ian Curtis, vocalista de Joy Division. Fue un poco dissapointing, al decir verdad. Más que la película, lo decepcionante fue la historia misma de Ian Curtis que murió como rockstar, pero siendo un pastel de persona. Lo entretenido fue escuchar las canciones de Joy Division, tocada por los mismos actores y escuchar una joyita: la canción Shadowplay en versión de The Killers. Ojalá la bajen.

Siguiendo con la música, el último viernes de cada mes hay un gig con grupos nuevecitos en un lugar que se llama Rising Sun. Vimos tres grupos el 25 de enero. Uno era Stevie White, que con su amigo Chris tocan blues con letras chistosas medio rebeldes, por ejemplo, sobre los productos genéticamente modificados. Chistoso. Después vimos a Ginger Bread Men, adolescentes casi, que tratando de hacer música tipo the Hives, tocaron una gran canción larga. El vocalista era apestoso, pesado y con mala voz y sólo salvaba el baterista. Si quieren checkearlos están en www.myspeace.com/wearegingerbreadmen. Finally, la grata sorpresa fue Hello Wembley!, un grupo punk más popero, con un teclado animoso y una segunda voz femenina que le da un toque más glamoroso. Las canciones son buenas (checkeen Dance Floor Filler y Up Great Britain) y están en www.myspace.com/hellowembley. El único problema es que cuando tocaron, el vocalista estaba muy curado y se anduvieron peleando y al final tocaron menos de lo esperado. Pero así es el mundo de la música...

1 comentario:

  1. Hola Gaby,Hola Daniel ,me alegro que ya esten instalados y disfrutando esta nueva vida.
    Ademas tu blogger esta super entretenido.Tienes dotes de escritora.Ahora estaremos esperando tus actualizaciones.
    Puse las fotos del matrimonio en flirck.
    Chao
    Tu Tío pim

    ResponderEliminar