lunes, 3 de marzo de 2008

Talca, París y SOUTHALL

Quizás debemos pedir perdón a nuestros anfitriones británicos, pero claramente lo que culturalmente nos tiene más positivamente impresionados son todas las otras culturas que coexisten en este país. Y en especial las culturas del Sur de Asia, inclúyase: Pakistán, India, Bangladesh y Sri Lanka. Y este fin de semana que recién pasó fuimos a Londres a hacer un poco de turismo, pero en vez de ir a la Torre de Londres o al London Eye, fuimos a Southall, un vecindario al oeste de Londres donde residen inmigrantes del sur de Asia.

Es como un China Town o un Little Italy pero de Asiáticos. Es una calle larga, Broadway, donde hay bazares y tiendas donde se vende ropa (Sarees y Salwar Kameez) y tela, remedios ayurvédicos, condimentos, frutas, verduras y otros alimentos exóticos. También hay tiendas de música y DVDs "boli". Incluso hay un cine donde muestran películas "bollywood".
Historia aparte son los restaurantes y puestos de comida y dulces que hasta lo que pudimos comprobar son muy buenos y baratos (lo de bonito queda en discusión, sí podemos decir que son pintorescos). En la calle prima el olor a frito, a choclo (que venden en conitos con mantequilla) y el ruido a la música pop asiática. Este barrio es real, the real thing. No está hecho para turistas sino que para los locales. Wikipedia dice que cerca del 60% de la población en esta área es inmigrantes, pero vimos sólo un par de blancos adentro de un pub inglés al final de la calle. Incluso nosotros nos sentimos un poco fuera de lugar. Le pregunté a Sarah por Brick Lane, barrio de similares características que además da nombre al libro (y posterior película) de Monica Ali. A diferencia de Southall y según nuestra informante, Brick Lane está hecho para los blancos y los turistas, donde las cosas son más caras y de peor calidad y por supuesto, sin la autenticidad que aquí se respira.
Como se lo deben imaginar, nos dedicamos al shopping y a comer. Sarah se compró unos Salwar Kameez, que son estos trajes de dos piezas que tienen una túnica y un pantalón. Si piensan que es una tenida estándar, igual para todas, están equivocados. Con el tiempo hay opciones trendy, de lo más fashion, con muchos diseños, colores y telas. Después fuimos a comer samositas (empanadas) y otros picoteos picantes y mathis (cosas dulces). Finalmente, fuimos a un almacén a comprar ingredientes exóticos.

Se supone que la experiencia puede ser más interesante aún porque hay un templo y un parque al que tendremos que ir en el futuro. Ojalá cercano.

Más información respecto a Southall aquí y les suigiero visiten los sitios indicados en further reading y external links.

3 comentarios:

  1. Hola jovenes lejanos. Reporto que he estado intruseando en el blog, y acá a los alumnillos nos alegra que estén bien, y que nos saquen pica tan delicadamente, sobre todo a menos de una semana de entrar a clases(el 10), y en pleno proceso de volvernos monos.

    saludos!

    ResponderEliminar
  2. que felicidad!!! al fin lo he logrado no podia comentarles nada a pesar que hace rato queria hacerlo.
    Desde esta ciudad llamada Santiago les mando mis màs coloridos saludos y abrazos... me alegra en extremo saber que estan bien y que disfrutan de la buena mesa (como dudarlo de ustedes) y sobre todo de Daniel que es el angel de la guarda de la buena mesa.
    Cuidense
    saludos y maripositas que vuelan de lao

    ResponderEliminar
  3. sin el libro que te compré (100 beer games) mi verano habría sido un fracaso.

    nada de saludos y esas cosas que hacen las niñas. eso si, te sugiero, es más, te obligo a pasar por:

    www.fotolog.com/lots_the_show

    y veas como participas en una parodia de L O S T sin tu consentimiento.

    Saludos desde el seco Chile. (si se que me contradije)

    ResponderEliminar