martes, 5 de octubre de 2010

Planeta Sandwich


Cuando la gente pregunta que qué cosa es en realidad diferente acá en las mojadas Inglaterras o cuando uno hace clases de inglés y tiene que pasar la unidad de las comidas, la cuestión de qué se come y a qué hora puede convertirse en una cosa muy entretenida o muy vergonzosa. Entretenida porque  puchas que hay diferencias y vergonzosa porque, sin arrogancias de ningún tipo, hace falta vivir acá para en realidad saber.

Esta entrada es sobre el almuerzo inglés, que pocazo tiene que ver con nuestra idea de un plato de comida (con ensalada, postre y una aguita caliente, idealmente). La norma es lo que se aprecia en la foto de arriba, un buen sandwich y un bebestible, posiblemente acompañado de una fruta o de papas fritas de paquete (crisps, que le dicen acá). La alternativa a los sandwiches suelen ser los wraps (que son en el fondo sandwiches pero en versión burrito) o ensaladas más bien contundentes (de pasta o couscous, generalmente).


El plato de comida caliente y contundente a la hora de almuerzo como tal existe, claro, pero en general queda para el fin de semana, cuando se tiene el tiempo para cocinar.

A continuación, tres observaciones que hemos hecho con la Gabi sobre lo que más salta a la vista de estas opciones almuercísticas diferentes.


1. El almuerzo tiene menos comida que en Chile. Un sandwich relativamente pesado como el BLT (bacon, lettuce and tomato) con unas papas y una bebida no tienen cómo dejarte igual de patitieso que después de una cazuela de pollo, un arroz con carne o un plato de porotos, que son almuerzos normales en un día de semana en Chile (amén de los agregados de pan, ensalada y postre que también le llevan en los restoranes y casinos). La lógica aquí parece ser que, siendo la jornada laboral de 9 a 5, la hora de almuerzo es casi inexistente. Los gringos tienen la idea de que es más bien un recreo corto y que tienen que volver a trabajar luego.

Estanterías llenas de sanguches son la norma
2. El almuerzo se compra para llevar. Existe la gente que se trae su propia comida de sus casas, obvio (los mismo sandwiches, de todos modos), pero la norma es comprarlos al paso o para servirse rápidamente. Eso significa, a su vez, dos cosas: primero, que todos los negocios que pueden vender comida venden sandwiches y, segundo, que se ve caleta de gente almorzando mientras camina.

3. Los sandwiches son más variados que en Chile. Esta observación nos pareció reveladora, porque en general somos admiradores de la sanguchería chilena, que es abundante también. Lo que pasa aquí es que nos dimos cuenta de que nuestra tradición sanguchera está más bien orientada al sandwich cototo, al que chorrea mayo y palta por todos lados, que está lleno de todo lo que lleva a dentro (las hamburguesas, los completos, los churrascos, las gordas... es cosa de ver el menú del Dominó o el Bar Nacional, por ejemplo). Fuera de eso hay poco más, encontramos nosotros. Unos vegetarianos más bien insípidos (quesillo, palta) y unas combinaciones con queso y el resto, excepciones, más bien.

Acá en UK se llevan ciertamente los sanguches duros (las mismas hamburguesas, hotdogs gigantes con cebolla frita, por ejemplo), pero no son mucho la opción general. El sandwich de oficinista (o, en mi caso, de estudiante-académico) es más simple y liviano pero ciertamente mucho más variado en ingredientes y, por sobre todo, en combinaciones.

Por ejemplo, con la Gabi hemos descubierto uno de pollo, palta y albahaca en pan integral del Pret-a-Manger, una de las tiendas más populares del rubro (ver fotos de arriba). En la U le doy harto a uno de queso brie con uvas negras o de pato con salsa dulce, también en pan de molde integral. O si no unos wraps de chicken satai (tailandés, con salsa de maní) y de chicken tikka (asado con curry picantito, que le gustó mucho a mi cuñada). Amén de versiones más light pero igual con toques sutiles pero entretenidos: atún con cilantro, camarones con lechuga y pimienta, huevo con watercress (unos berros de sabor más suave).

Y en esto de las combinaciones más inusuales y ricas no nos hemos quedado atrás acá en la casa. Nuestros almuerzos le llevan bagels, pan pita, italiano o de molde y las combinaciones le han llevado cosas como semiguisos de verduras, queso cheddar con tomate y albahaca, atún en yogurt natural con pimienta y otros inventos varios. Para muestra un botón. Hoy día la Gabi preparó este sandiwch de palta, tomate, queso feta y albahaca en un bagel con sabor a cebolla y semillas.
Pero que no se piense que nos está consumiendo el extranjerismo y que hemos dejado de apreciar las cosas buenas de la vida. Todas las semanas nos aseguramos, impajaritablemente, de almorzar un aliado o un ave palta.

Y listo. Confiamos en que, con esta información en la mano, puedan considerar cambiarse al mundo del sandwich como la opción para almorzar en un día de trabajo. Mejor aún, quizás se les despierte el bichito por desarrollar su imaginación sandwichística. Y ahí sería entretenido que nos cuenten qué cosas han hecho o van a intentar la próxima vez que se preparen un buen sandwich.

Y, claro, si alguna vez quieren dejar a su profe de inglés al descubierto, pregúntenle qué cosa se almuerza normalmente en Inglaterra. Si les cuenta alguna otra lesera, remítanlo a este blog, que es el que cuenta la firme. Palabra de ferretero.

10 comentarios:

  1. Y mis otros favoritos: el de falafel y el de palta con jaiba. Igual se extraña la marraqueta y la hayuya. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Para mi también fue un shock que los aussies comieran tan poco al almuerzo y que fuera a las doce clavado.

    En mi casa comen todo el santo día pero en porciones chicas. Yo me mantengo fiel a mi dieta chilena, aunque nunca para preparar una cazuela pero si lentejas y porotos (que para mi sorpresa acá son más variados y de todos colores y tamaños).

    Una vez me comí un sandwich re rico la verdad, con muchos vegetales y queso camember pero en general, les hago el quite. Aunque no le puedo decir que no al clásico peanunt butter and strawberry jam.

    p.d: irónicamente hoy día me compré uno en la U. Lechuga y brotes de alfalfa con huevo duro con mayo en pan de molde integral. Igual estaba ñami.

    Cheers mate!

    ResponderEliminar
  3. Donde fueres, come lo que vieres. Si no, pá que[e viajar?

    P.D.: hoy comimos empanadas de pino.
    Cheers back!

    ResponderEliminar
  4. En este presiso minuto me estoy comiendo un pollo italiano y un chacarero que guardé de la tarde, ñom ñom. Es cierto lo que dice Daniel, hay que hacer y comer como se hace en el lugar, y en contra de cualquier pronóstico, lo terminas amando. Viviendo en México terminé amando los chiles y enchilándome a más no poder, uno se acostumbra a todo. Aunque las ofertas que aquí muestran se ven interesantes, nadie me saca de la cabeza que los mejores sandwiches del planeta se preparan aquí mismo, en mi Chilito lindo :)
    (seguiré engullendo mi sanguche)

    ResponderEliminar
  5. PD: puedo pedirles si pueden postear alguna vez, datos de picás donde comer comida chilensis en Inglaterra?

    ResponderEliminar
  6. LoC:

    petición anotada. Estaremos al cateo de la laucha.

    ResponderEliminar
  7. Cabros, ideas para sanguches transportables? la comida de casino de instituto me está matando de a poco, y me aburren los clásicos...

    ResponderEliminar
  8. Más que nada son principios. He aquí los que pudimos concluir con la Gabi.
    1. Usar algún pan no se desarme fácilmente. Las marraquetas son ideales. El pan de molde también,pero siguiendo los principios de abajo.
    2. Que el relleno no tenga jugos. Si le pones tomate, por ejemplo,que sea la pura carne y nada de semilla.
    3. Siempre combinar una cosa proteinosa con verdurismo-frutismo.
    4. No pasar de tres ingredientes.
    5. Siempre combinar un ingrediente seco (queso, carne, huevo duro, etc) con uno húmedo (tomate, uvas cortadas, aceitunas, pepinillos, etc.)
    6. No meter cosas "en granos" (choclo, arvejas, semillas), porque se van a ir cayendo.
    7. En caso de querer usar cosas que se puedan ir cayendo en el camino, ponerlos molidos o picados en mezclas pastosas (con mayonesa, palta o yogurt natural, por ejemplo), cosa de dejárlo húmedo pero no con jugo. La idea es armar una pasta con los ingredientes, no armarlos por capas.
    8. Usar alternativas cerradas. Las tortillas son la raja porque las puedes cerrar estilo wrap, lo que las hace hipermanipulables.
    9. Calcular una medida que quepa apenas en una caja ziploc. La presión de la caja ayuda a compactar el sandwich.
    10. Nunca rellenar hasta los bordes, sino solamente por el centro, asumiendo que con la presión el relleno se expandirá hacia los bordes.
    12. Aumentar con hojas verdes con sabor. La rúcula, los berros, el cilantro y el perejil la llevan.
    13. Un muy buen ejemplo es mezclar un queso más bien seco con uvas cortadas a la mitad en pan de molde integral. Tienes proteínas+vegetal, seco+húmedo(pero con el jugo adentro, no afuera humedeciendo el pan).
    14. Simpleza y simetría. Un solo sabor fuerte, una sola proteina, una sola verdura.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar