martes, 28 de diciembre de 2010

Blanca Navidad

IMG_0555
Nuestro rincón navideño
La predicción mía (no puedo hablar por Daniel acá) y de muchos de mis amigos era que esta Navidad sería bastante terrible. Por un lado asumiendo y viviendo la totalidad del invierno (nada de su escape a Santiago a 30 grados) y por otro, lejos de la familia y los amigos para Navidad. Todo parecía indicar que se venían semanas de nostalgia y arranamiento absoluto.
Pero nada más lejos de la realidad. Ha sido entretenido y desafiante pasar por olas de frío, salir a caminar por la Nieve y nos hemos llenado de anécdotas como quedarnos sin calefacción (lo que lo hace parcido a un invierno puramene chileno, nada nuevo), amanecer con las cañerías congeladas y con –7 grados a las 7 de la mañana salir al patio con el secador de pelo para tirarle aire caliente a la cañería. También hemos tenido la lavadora mala y he salido a caminar con un carrito de feria con ropa por la nieve resfalándome y el caballero de la lavandería me ofrece té y un mince pie. Uno piensa que este país está acostumbrado a estas temperaturas pero no. Los trenes, los aeropuertos, todo se inmoviliza, incluso mi clase de natación con Enzo. En un momento de deseperación hice un pedido a domicilio del supermercado calculando que no iba a salir de la casa hasta febrero, just in case.

Y ha sido interesante conocer como celebran la Navidad acá. Después de todo, siempre nos hemos ido a Chile cuando la gente está haciendo sus compras (acá es con anticipación, el 24 no hay nadie en la calle), se oscurece temprano y hay lucecitas muy monas por todas partes, pero nada más. 
Hemos aprendido lo siguiente:
1. Out 24 / in 25. La noche buena acá no es tan importante. Lo supe cuando mi jefa me dijo que nos podíamos juntar esa noche para ponernos al día y me extrañó mucho. Y claro, acá lo importante es el 25 de diciembre. El 26 acá es feriado por lo que el día de Navidad termina siendo un largo día de desayunos, almuerzos y cenas bien comistradas y tomadas en las distintas paradas. Es más bien parecido a un 18 de Septiembre, con comilona y fiesta todo el día.
2. El Christmas Party. antes de Navidad, con los amigos o los colegas se organizan fiestas de navidad, que son simplemente mucha comida y copete. Todos los restaurantes ofrecen menús y hay que reservar con anticipación porque siempre está todo lleno. Ahí va la tomatera, el amigo secreto, el jueguito de navidad, o de frentón regalos para todos. Nosotros tuvimos nuestro Christmas Party con Emma y su novio Pete. Lo mantuvimos bien simple: vino navegado, quesos, canciones de navidad, mince pies e intercambio de regalos. De las comiditas hablaré más abajo.
Navidad con Emma y Pete (11)
Emma y Pete, nuestros instructores de fiestas navideñas

3. El Hit navideño. Nada de villansicos repetidos hasta el cansancio. Que Noche de Paz ni que nada. Acá hay una batería de canciones navideñas populares que suenan en todas partes. El hit máximo es Do they know it’s Christmas? escrita por Bob Geldoff el año 84 para juntar plata para Africa, o Wonderful Christmastime de Paul McCartney, también ochentera. Pero son miles de hits y los más contemporáneos incluyen a Lady Gaga y The Killers y nuestro MTV, que acá es VIVA transmite solo eso. Es cool. Aquí una lista de hits de wikipedia. Y al final el video que es hit cada año en esta fecha:

4.  26 de diciembre, día de shopping. Las liquidaciones se lanzan el 26 de diciembre. Y acá no son como en Chile que van de a poco y bien al final llegan a los 2x1 o 70% off. No. Acá, 70% off el 26 de diciembre. Hay gente que hace colas, se vuelven locos por lo que el stock parece que se va rápido. Ojalá yo agarre algo.
5. La Cena Navideña. ¡Qué onda la obsesión por la cena navideña! Hay demasiados programas de televisión donde preparan menús navideños. Demasiados. Y todos los supermercados hacen una campaña tremenda y lanzan productos para estas fechas (y muy buenas ofertas). Un supermercado lanzó un Christmas pudding (que es como un pan de pascua pero con más fruta y bañado en Brandy que se prepara meses antes de navidad) que tenía una naranja en el centro (que se marina con el brandy y la fruta) y se agotó y se vendía en e-bay por $75.000. Podríamos decir que el pavo sigue siendo lo más tradicional y la gente lo encarga con meses de anticipación y se come con nueces, castañas y verduras al horno, pero también hay menús más exóticos para todos los gustos.
IMG_0546
Nuestro Christmas meal: curry (¡qué más!)

6. Frutos secos, brandy, clavo de olor. Todo lo dulce que uno come en estas fechas lleva estos tres ingredientes. El Mince Pie es un pastel relleno de esta mezcla; el Christmas Puddin, como dije anteriormente, también y el Christmas Cake es como el pan de pascua, con mazapán y sin brandy. Todos esta repostería se prepara con meses de anticipación. Y el mulled wine es la versión inglesa de nuestro vino navegado. Y en todas partes se ofrecen estas delicias. Yo creo que es un gusto adquirido porque comer una especie de mermelada alcoholica de pasas a primeras no puede saber bien.
Navidad con Emma y Pete (22)
Mince pie

7. Entre Pascua y Año Nuevo, averigüe antes de partir. Varios servicios, como las universidades o la embajada Chilena están cerradas entre pascua y año nuevo. Por ejemplo, la estación de trenes de Reading está cerrada, aprovechando de hacer trabajos. Mucha gente también se toma vacaciones, algunas tiendas o restaurantes tienen horarios especiales, por lo que es bueno saber esto para planificar cosas. Nosotros, de momento, obligados a quedarnos en Reading.
8. El tema navideño. Una cosa es poner un árbol de pascua, una corona en la puerta y unas servilletas de papel con el viejo pascuero. Otra muy distinta es tener hasta el papel confort con tema navideño. Y eso no es broma. Mi amiga Emma tiene papel confort de navidad. En las grandes tiendas sólo en iluminación hay pasillos enteros. Y para la mesa misma, mantel, individuales, servilletas, arreglos florales, en fin, de todo. Es difícil no caer. Porque hay cosas muy bonitas, no unas luces chinas con música, o árboles de plástico o esos paños de cocina que venden a 4 x luca. No, todo es elegante, fino, hasta lo que venden en el todo a mil de acá (poundland).
A falta de familia y amigos, en realidad tuvimos una navidad de bajísimo perfil. Nada de árbol navideño, ni papel confort temático, pero sí tuvimos un Christmas corner con luces en la chimenea y me esmeré con un menú exótico. Pero lo celebramos el 24 y abrimos los regalitos antes de las 12. Vimos un especial navideño de nuestra comedia inglesa favorita, Gavin & Stacey, y unos días antes de navidad fuimos a una feria navideña típica alemana en Londres. En realidad fuimos a puro chanchear churros con chocolate y especialidades germanas. Con la nieve por la ventana del tren estábamos teniendo nuestra ansiada blanca navidad, solitos y acurrucaditos los tres.
Christmas Market en Londres (51)
Cologne Christmas Market in London

Raya para la suma, a falta de día de la independencia o día nacional, la Navidad acá es el equivalente a nuestro 18. Empezando septiembre empiezan las ofertas de vinos y carnes en los supermercados, tenemos una seguidilla de pre-celebraciones con colegas, amigos y donde sea que vayas te ofrecerán una empanadita. La búsqueda de la empanada perfecta hay que planificarla, no hay que dejarla para último minuto. Comerás y tomarás por los ojos lo mismo todos los años. Nos obsesionamos con el buen asado, el choripán, la ensalada chilena, la empanada y las papas mayo. Y si se te olvidó algo, todo estará cerrado el 18. Navidad acá es como eso, es la celebración nacional. Y estaba bueno ya, que, después de ya tres años acá, al menos pasáramos una de estas celebraciones acá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario