miércoles, 15 de diciembre de 2010

Yo amo a Jamie (Oliver)

No quería postear nuevamente sobre curries pero inevitablemente quiero escribir algo relacionado con comidas y esta vez tiene que ver con nuestro descubrimiento del chef Jamie Oliver. Ya lo conocíamos en Chile porque sus programas los daban en People & Arts. Lo veía como cualquier programa de cocina sin reparar en que Jamie es un chef, pero no cualquier celebrity chef, sino que tiene una causa: convencer al mundo que todos pueden cocinar y que al hacerlo es más sano y muy entretenido. Recuerdo que cuando me topaba con él en el cable, era el chef lolo, simpático, bonachón que seseaba, que cocinaba cosas ricas y relativamente sencillas para los amigos y la polola (ahora su señora). Nada de cosas muy sofisticadas ni presentaciones cuáticas, sólo el sabor de los mismos ingredientes de siempre pero mezclados de maneras que no se nos había ocurrido, siempre con aires a comida italiana, tradicional inglesa u oriental.
Y ahora enganché. Lo hice con un programa que ganó un Emmy llamado "The Food Revolution", donde Jamie parte al pueblo con mayor índice de obesidad en los Estados Unidos y hace las gestiones para enseñarle a la gente a cocinar, crear consciencia en la ciudadanía sobre la importancia de una alimentación sana y trata de implementar cambios en los colegios para que se sirva comida fresca y sana. Es bastante interesante, se nota una archi producción detrás, pero su motivación y liderazgo son una fuente de inspiración para quien lo ve y mueve montañas. En realidad, es para tirar la esponja fácilmente porque en este docureality los niños no pueden reconocer un tomate, pero sí el ketchup; y después de mostrarle lo asqueroso que son los nuggets, los niños levantan la mano cuando les pregunta "¿Quien aún comería esto?  Paralelamente empezaron a dar "30 Minute-Meals", un programa de cocina que, como dice el título, en 30 minutos prepara comidas completas: entrada, plato de fondo, ensalada, postre. Todo sabroso, sencillo, fácil y con apariencia complicada y trendy, lo que te hace quedar como reina/rey. Yo probé varias recetas incluido mi pie de pollo (en la foto, sólo para creerme el hoyo) y me quedó de pelos.


Lo que me gusta de este hombre, aparte de ser carismático y bien al cayo a la hora de cocinar, es su visión de querer que todos pueden cocinar, de que todos pueden ser más sanos (Inglaterra se lleva el 50% de consumo de comida preparada de Europa y tiene también los índices más altos de obesidad del continente) y lograr con inteligencia y motivación transformar vidas de manera positiva, haciendo todo a su alcance. Lo logra de dos formas. Primero, un arma potente es que no lo hace desde un punto de vista puramente educativo o paternalista sino simplemente apela a cambiar la percepción sobre la cocina: cocinar es cool. Segundo, él hace acción social al máximo, luchando por llevar su interés personal y social más allá de su oficio, hasta las políticas públicas, para que el impacto sea macro, sistémico. Y eso me tiene rayada. Es como Zamorano haciendo la Ciudad Deportiva y la Fundación Zamorano pero multiplicado por millones. O sea, una cosa es tener una fundación y hacer un poco de caridad aprovechando tu popularidad, pero otra muy distinta es hacer políticas públicas e institucionalizar cambios con impacto global.

Estos son unos ejemplos de lo que él ha hecho por su causa:
Aparte de los programas de cocina, ha implementado distintas fundaciones y programas como "Feed me Better" (Alímentenme mejor"). El año 2005 tuvo un programa de TV, "Jamie's School Dinners", ("Los Casinos de Colegio de Jamie") dónde quedó al descubierto la mala calidad de la comida que se sirve en los casinos. Con esta fundación que se inició con la serie, interviene y financia escuelas además de capacitar al personal de cocina en los colegios. Con el éxito de la iniciativa y recolectando más de 250.000 firmas, el gobierno creó el School Food Trust con el objetivo de transformar la comida en los colegios, desarrollar habilidades en los alumnos y educar sobre los beneficios de una alimentación saludable. Idolo. Seguramente por eso la Reina lo nombró parte de la Orden del Imperio Británico.

Antes había fundado la fundación Fifteen, que es un restaurant donde todo el personal está formado por jóvenes que viven en situación de riesgo, sin muchas oportunidades, que son capacitados en todo lo que tiene que ver con administración de restaurantes, incluyendo cocina. Las ganancias de estos restaurantes se utilizan para financiar más cursos y expandir el proyecto que actualmente está en distintas ciudades europeas y en Australia.

En su serie de televisión "Jamie's Ministry of Food", su desafío es que todos pueden aprender a cocinar en 24 horas y convence a la gente de que es divertido, cool y que es más conveniente para la salud y el bolsillo. En la fundación que se desprende de la serie, hay iciciativas como "pass it on" donde gente pasa sus conocimientos de cocina a otros (si aprendes a cocinar algo se lo enseñas a dos personas) y también tiene centros en distintas partes del país donde la gente va y aprende a cocinar, a economizar con las comidas o técnicas de cocina como, por ejemplo, como filetear un pescado o picar profesionalmente.

Otra cosa que me gusta es que Jamie es un self-made man. Partió cocinando en restaurantes como pastelero o jefe de cocina y eso le agrega valor. Y hoy, sólo tiene 35 años.

Y obviamente la maquinaria Jamie no para: aparte de las fundaciones, programas de televisión y libros, tiene restaurantes (hay uno en Reading que no hemos probado aún), su propia línea artículos de cocina (vende hasta hornos de barro) y una revista mensual.

Jamie ha logrado que el gusto por cocinar, comer fresco y sano sea visto como algo cool. No es algo para algunos pocos ni para los que tienen tiempo o los medios. Es para todos. Hacer un cambio de connotación a nivel cultural y lograr cambios importantes a nivel de políticas públicas, a punta de personalidad e iniciativas personales y sin pituto, es simplemente admirable. Podrán decir que es un cocinero famosillo, pero es mucho, mucho más que eso.

Y si esperaban que este post de verdad fuera sobre cocina, según Jamie, todo mejora con aceite de oliva, pimienta y limón. Súper simple.

Referencias:
Echenle una mirada a su página web: www.jamieoliver.com para ver la cantidad absurda de cosas en las que se ha metido este compadre y recetas, por supuesto.
Echenle una mirada a su canal en youtube para recetas y clips de sus programas: http://www.youtube.com/user/jamieoliver?blend=1&ob=4 
Echenle una mirada al sitio de Channel 4 donde se pueden ver algunos de sus programas y bajar algunas recetas: www.channel4.com

5 comentarios:

  1. Hola

    Mi nombre es Paulina y soy administradora de un directorio de webs/blogs. Me ha gustado mucho tu blog de recetas. Quisiera intercambiar enlaces. Puedo agregar tu blog en mi directorio para que así mis visitantes puedan visitarlo tambien.

    Si te interesa, escribeme al mail: paulina.cortez@hotmail.cl

    Saludos
    Pau

    ResponderEliminar
  2. Yo también AMO a Jamie Oliver. Es más, siempre le digo a mi mamá "ese es el marido perfecto: cocina, es simpático, es inglés". Simplemente lo amo. Quiero uno como él :)

    ResponderEliminar
  3. Ahora zezea mucho menos. Se nota que ha ido al fonoaudiólogo. De todas formas, da lo mismo.

    ResponderEliminar